Feliz día del médico: Compromiso por salvar vidas

Para estudiar Medicina primero hay que entender que es un proceso largo porque el cuerpo humano es muy complejo. Hay que aprender a conocerlo para detectar las enfermedades y así poder ayudar a los pacientes. Los médicos, a lo largo de su formación adquieren un gran conocimiento, mismo que les permite aplicar diagnósticos, tratamientos y prevención de enfermedades.

Tras veintinueve años de servicio en el Instituto Mexicano del Seguro Social, el doctor Raúl de León Escobedo, terminó un ciclo y ahora comparte sus conocimientos a los futuros profesionales de la Medicina.

El galeno platica su experiencia tras salvar vidas humanas en todos estos años. “Es una labor muy bonita porque le podría decir que a lo largo de todos estos años, he podido ver muchos avances que se lograron en el sector salud”.

Hace más de treinta años muchos niños morían por no estar protegidos a través de una inmunización, lo cual el sistema de salud ha hecho un gran esfuerzo para contrarrestar esta problemática, refiere. También la expectativa de vida en ese tiempo era alrededor de 62 a 64 años; en el 2019 la Secretaría de Salud marca un promedio de 75 años como esperanza de vida.

Antes la relación entre médico y paciente era muy sencilla, hoy en día cambian las cosas. “Antes era solo de atenderlo, operarlo y ya no volverlo a ver. Ahora al paciente tienes que seguirlo viendo para darle seguimiento a su tratamiento. Ahí tengo que adquirir otra habilidad diferente a la del doctor, que no tiene ningún vínculo con el paciente”, comenta Raúl de León.

En este sentido, tiene que haber una asociación entre el médico y el enfermo. Tratar con niños, sí duele “Yo creí estar blindado con todo lo que había visto durante mi proceso de formación y a veces nos gana un poquito el ego y decimos que ya lo vimos todo y no es así.

Cuando tratas con niños, son situaciones muy impactantes”, comenta. Para el doctor, un niño es sinónimo de vida, alegría, energía y felicidad pero que el pequeño tenga una enfermedad severa es una situación muy dolorosa. Raúl de León recuerda que hace tiempo presenció que una mamá le hablara a su hija de nueve años que tenía una leucemia severa. La mamá le dijo a su pequeña: “Hija déjate llevar, ya no luches para que puedas estar mejor”.

El doctor señala que “esa escena me impactó muchísimo porque uno aunque se dedique a esto, no puede ser insensible a estos sentimientos humanos que en el día a día están ahí en el hospital. Fue una cosa desgarradora”.

AGM.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s