“Vimos una masacre y a mis hijos tirados en el piso”, madre de jóvenes asesinados en Uruapan

Adela es ama de casa y vecina del Barrio de La Magdalena, vive a una calle del local de videojuegos donde el lunes fueron asesinadas a  tiros nueve personas  y dos más resultaron lesionadas.

URUAPAN, Mich.- Cuando Adela Montes Sandalla llegó al lugar donde ocurrió la masacre, la primera imagen fue muy dolorosa: el cuerpo de uno de sus hijos estaba encima de su hermano menor, como si su intención fuera protegerlo. Lo logró parcialmente. Ricardo Sandoval Montes, de 21 años, murió de varios disparos en el cuerpo. Su hermano, Héctor, de 15, está en un hospital privado donde su estado de salud se reporta grave.

Adela es ama de casa y vecina del Barrio de La Magdalena, vive a una calle del local de videojuegos donde el lunes fueron asesinadas a  tiros nueve personas  y dos más resultaron lesionadas. Entre las víctimas están sus dos hijos.

La mujer está aterrada, con el dolor y  llanto incontenibles. Dice que ese ataque armado representa para ella una situación que no le es posible describir. “Tengo destrozado mi corazón”, lamenta. “Ahí estaban mis hijos, sin deberla ni temerla. Estaban como cualquier joven de aquí, jugando maquinitas. Mis hijos son buenos”, asegura.

Relata que el lunes en la tarde esperaba a sus hijos para hacer una carne asada. Les llamó para saber de ellos y nunca contestaron. En seguida recibió la noticia de que algo les había pasado.

Cuenta que pensó que todo se trataba de un accidente en motocicleta, vehículo en el que se trasladaban Richie, quien trabajaba en un negocio familiar, y Héctor, estudiante de secundaria.
“Entonces corrí con mi otro hijo, el mayor, y cuando damos la vuelta a la calle, lo primero que vimos fue una masacre. Vi a mis hijos tirados en el piso”, narra.

Adela afirma que encontró a su hijo Ricardo encima de su hermano menor, parecía que quería  protegerlo  de las balas. “Lo levantamos con mi otro hijo y vimos que tenía vida todavía. Me dice mi hijo: ‘Mamá, está vivo, vamos a llevárnoslo’. Quisimos abrazarlo, pero no pudimos y nadie nos ayudaba ni la policía”, describe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s