Todas las entradas por El DIARIO 43

Periódico Diario Digital

México captura a sospechosa del homicidio de una dentista en Texas

Brenda Delgado figuraba en la lista de los más buscados del FBI. Fue detenida en Coahuila, México, y será extraditada a Estados Unidos.

Brenda Delgado entre las más buscadas del FBI
Brenda Delgado entre las más buscadas del FBI

Las autoridades de México informaron este viernes que detuvieron a Brenda Delgado, la presunta autora intelectual de un asesinato en Dallas, Texas, y quien figura en la lista de los 10 más buscados del FBI.

Delgado, de 33 años, fue detenida en la Avenida Torre de Londres en la ciudad de Torreón, Coahuila, explicó la Procuraduría General de la República (PGR) en un comunicado. La mujer será trasladada a la Ciudad de México y luego extraditada a Estados Unidos.
“Las autoridades norteamericanas la acusan de ser la autora intelectual del homicidio de Kendra Hatcher, una dentista estadounidense quien, aparentemente, era novia de la anterior pareja sentimental de la hoy detenida, lo que configura el presente caso como un crimen pasional, ocurrido el 2 de septiembre de 2015″, agregó.

Brenda Delgado en una foto provista por el FBI.
Brenda Delgado en una foto provista por el FBI. FBI via AP

La investigación de las autoridades estadounidenses hallaron que Delgado contrató a un sicario para perpetrar el homicidio, con la colaboración de una amiga, detalló la PGR.

La mujer fue integrada recientemente a la lista de los más buscados del Buró Federal de Investigaciones (FBI por su sigla en inglés). También había sido ofrecida una recompensa de 100,000 dólares a quien ayudara a encontrarla.

“Al ser notificados de la solicitud de detención con fines de extradición, elementos de la Agencia de Investigación Criminal desplegaron células de búsqueda en los lugares de los familiares y amigos que pudiesen ayudar a la fugitiva, en los estados de San Luis Potosí, Nuevo León, Estado de México y la Ciudad de México”, afirmó la Fiscalía mexicana.

 

Agencias

Salinas en el gabinete

Por Carlos Loret de Mola A.

No soy de los que piensan que el ex presidente Carlos Salinas de Gortari es una especie de gran titiritero que en secreto está detrás de cada acción del régimen actual. Creo que esa es una versión que, sobre todo, le conviene a él, y por eso el propio Salinas ha tratado de esparcirla.

Sin embargo, es claro que Salinas influye sobre el mandatario Enrique Peña Nieto y varios integrantes de su equipo, lo que le da una indudable relevancia en la vida pública mexicana.

Movimientos reciente en el gabinete federal han dejado al descubierto, de nuevo, los alcances del ex mandatario más repudiado del país en las últimas décadas.

Por la vía del parentesco, que en su caso es siempre una ruta política y financiera, Carlos Salinas de Gortari tiene una enorme incidencia sobre la secretaria de Relaciones Exteriores, Claudia Ruiz Massieu, y sobre el nuevo director de Pemex, José Antonio González Anaya. La canciller es su sobrina y el número uno de Petróleos Mexicanos es su concuño. Es reconocido que con ambos mantiene una estrecha, cercanísima, familiar relación. Y ellos dirigen dos dependencias que marcan la imagen de México en el extranjero –afuera, Salinas también tiene fama e intereses– y representan poder y dinero.

Igualmente, el ex primer mandatario es muy cercano al nuevo subsecretario para América del Norte, Paulo Carreño King. El recién incorporado a la cancillería es hijo del ex vocero e íntimo colaborador de Salinas de Gortari, José Carreño Carlón, actual director del Fondo de Cultura Económica, y se sabe que sostiene una relación propia con el ex mandatario.

Pensar que Claudia Ruiz Massieu, José Antonio González Anaya y Paulo Carreño son lo que son sólo por Salinas pues carecen de talento, trayectoria y logros propios es una simplona conclusión que suena más a activismo que análisis. Decir que Salinas no influye y mucho en ellos es estar desinformado.

Salinas se alimenta de estas cercanías. Más allá de la ficción, más allá de la leyenda de la “mano que mece la cuna”, del aura mística de la que quiere aprovecharse, su acceso real le permite mantener una buena tajada de poder y le facilita acceso de primer nivel, información privilegiada, influencia en decisiones relevantes y al final, la posibilidad de que él y sus aliados hagan negocios.

Salinas es menos de lo que él quiere que creamos, pero más de lo que oficialmente se acepta que es.

SACIAMORBOS

Basáñez no pudo quitarse la cachucha de académico. No entendió la representación que llevaba en sus hombros ni leyó con claridad lo que se necesitaba en el actual momento político mexicano y estadounidense. Esto le hizo cometer varias imprudencias públicas que terminaron por descomponer su relación con la canciller. Sada, su relevo en Washington si el Senado acepta, tiene muy buena fama entre sus colegas y colaboradores de la SRE. Era la apuesta del ex canciller Meade para sustituir a Medina Mora, pero el presidente prefirió a Basáñez. Siete meses después se le hizo. Habrá que ver qué tienen en mente en el gobierno cuando susurran que el cambio fue para enfrentar a Trump.

LANZA ALERTA FBI

Las autoridades sospechan que Delgado se encuentra en México.

Investigadores sostienen que la mexicana Brenda Delgado es peligrosa y puede estar armada.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) ofreció una recompensa de $100,000 Dlls. para la localización y captura de la mexicana Brenda Berenice Delgado Reynaga, sospechosa de provocar la muerte de una mujer en Dallas, Texas.

La mexicana de 33 años  está en la lista de los 10 fugitivos más buscados por el FBI, luego que en septiembre de 2015, presuntamente, ordenó el asesinato de la prestigiosa odontóloga Kendra Hatcher.

“Al parecer, ella [Delgado Reynaga] estaba celosa porque la víctima salía con su exnovio,” dijo elagente especial Jason Ibrahim, miembro del Grupo de Trabajo de Dallas Delitos Violentos del FBI.

En los días previos al asesinato, se cree que Delgado supo que su expareja y Hatcher estaban planeando unas vacaciones a Cancún, Quintana Roo.

De acuerdo con el FBI, la doctora fue asesinada en el estacionamiento del edificio en que vivía, en Dallas. Delgado, que en esa época estudiaba para ser higienista dental, es sospechosa de contratar a dos conspiradores, ahora detenidos, para disparar contra la víctima.

“A pesar de que aparentemente ella no apretó el gatillo, sigue siendo responsable del asesinato. Brenda Delgado fue capaz de manipular con eficacia a todos los que formaron parte en su plan calculado”, dijo Thomas M. Clase, agente especial del FBI. “

Las autoridades estadounidenses creen que Delgado pudo huir del país poco después de haber declarado sobre el asesinato y que actualmente vive en México. Es considerada armada y peligrosa, además de tener presuntos nexos con cárteles de la droga, pues los hombres a los que contrató formaban parte de un grupo delincuencial. 

La búsqueda de Delgado está siendo coordinado por el Grupo de Trabajo de Delitos Violentos de Dallas, que consta de personal del FBI y detectives de la Policía de Dallas y Departamentos Garland.

El infierno en San Fernando: 5 años

La pesadilla tras descubrirse las fosas de San Fernando, aún no termina

SanFernando-funeraria-marcela turati02
A finales de marzo de 2011, el guanajuatense Raúl Arreola Huaracha fue obligado a bajarse del autobús que lo llevaba a la frontera con Estados Unidos, en un retén instalado por Los Zetas en San Fernando, Tamaulipas. No se supo más de él. Pero como tenía también ciudadanía americana y sus hijos lo esperaban en Estados Unidos alertaron al FBI, que intervino y presionó a las autoridades mexicanas para su búsqueda.
RaulArreolaGuanajuato_1

Fotos: Ginette Riquelme/ Especial Másde72

No era el único. Otro ciudadano americano, Julio Villanueva, también fue reportado como desaparecido en el mismo sitio. También capturado por Los Zetas, en complicidad con policías municipales.

Durante los mismos días, el 25 de marzo, un representante legal de la empresa Ómnibus de México puso una denuncia ante la PGR por el secuestro de casi todos sus pasajeros a la altura de San Fernando.  No era la primera vez que ocurría: varias veces se repitió la escena de las maletas que llegaban a las terminales en los autobuses sin sus dueños. Hubo denuncias, pero todo era mantenido en secreto.

Al mismo tiempo de un campamento, donde había gente secuestrada, escaparon tres mexicanos, quienes dieron aviso a sus familias, que pidieron ayuda a un funcionario que alertó a las autoridades.

Alguna de esas razones, o los tres sucesos juntos, lograron que se activara la búsqueda que no se había hecho y que derivó en el hallazgo hace cinco años, el 1 de abril de 2011, de la primera fosa por parte de la Procuraduría General de Justicia tamaulipeca. Las semanas siguientes llegaron a 47 las fosas halladas; 193 los cuerpos.

Esa fue la cifra última del gobierno mexicano. Aunque funcionarios de Estados Unidos, policías, activistas y periodistas sabían que había más personas enterradas pero, por alguna razón aún no explicada, se dejó de excavar. La constancia de esta negligencia la recoge un cable diplomático estadounidense.

Esos días la morgue de Matamoros parecía una romería abarrotada de personas, llegadas de todo el país, que buscaban a sus seres queridos desaparecidos, Al menos 400 personas llegaron para buscar a sus familiares entre los muertos. En ese edificio tenían que hacer al menos cuatro filas que duraban horas: dos para denunciar la desaparición, dos para dejar su sangre para el cotejo genético.

El hedor traspasaba las paredes, se colaba por escuelas, negocios y casas, impregnaba la ropa, atascaba las gargantas, encogía la nariz, provocaba náuseas, obligaba a apurar el paso. En el edificio blanco donde se originaba tenía decenas de cuerpos en el piso, unos sobre otros, que esperan su turno para la autopsia.

Algunos, como los familiares de Arreola Huaracha, encontraron  pronta respuesta y pudieron llevarse el cuerpo a casa: era el hombre con tatuaje de un perro. La asesoría del FBI fue efectiva.

En el estacionamiento un tráiler, de esos que podrían transportar frutas, servía como depósito para otras decenas de cadáveres envueltos en bolsas de basura y amortajados con cinta adhesiva que llevan escrito el lugar de su hallazgo. Carrozas fúnebres llegaban cada tanto con otros cuerpos recién desenterrados.

Las personas que buscaban a los suyos entre esos cuerpos veía con angustia a los forenses enfundados en trajes quirúrgicos blancos, mientras bajaban del tráiler las bolsas de basura con forma humana hasta depositarlas en el piso del Servicio Médico Forense o que, en sentido contrario, sacaban otros para subirlos al contenedor, como si fueran cajas de fruta.

También observaron desesperados cómo el tráiler se llevaba los cuerpos: luego supieron que tendrían que seguirles la pista hasta la ciudad de México. Un funcionario había dado la orden de dispersar los cadáveres.

Lo que hoy se sabe es que el gobierno de Tamaulipas quería evadir el escándalo y estaba preocupado por la llegada de la Semana Santa y el ahuyentamiento del turismo.
Esto se sabe gracias a los documentos desclasificados en Estados Unidos por la organización National Security Archive.

Uno de los padres desesperados era el paramédico Arturo Román, padre de Josué Axel y Natanael Arturo, cuyos hijos habían desaparecido desde el 25 de agosto de 2010, cuando regresaban de comprar ropa en McAllen.

En ese momento 120 cadáveres fueron trasladados al Servicio Médico Forense de la Ciudad de México. La explicación que dieron las autoridades es que las morgues tamaulipecas habían resultado insuficientes. Pero el traslado se hizo con una lógica:“los cuerpos están siendo separados (en grupos) para que la cifra total sea menos obvia y, así, menos alarmante (…) ayuda a restar visibilidad a la tragedia”.

Siete cadáveres tenían más posibilidades que el resto de ser identificados ya que entre sus pertenencias fueron hallados documentos de identidad, como credenciales de elector, una CURP y un boleto de pasajero. Sólo faltaba rastrar a las familias y reconfirmar su identidad mediante pruebas de ADN. Sin embargo, sus familias no lo supieron. Hasta enero de 2016 obtuvieron los restos.

En la Ciudad de México, la mayoría de los cuerpos fueron depositados en el Panteón de Dolores, de donde fueron sacados conforme el ADN daba positivo y las autoridades hacían el esfuerzo por rastrear a sus familiares. Algunos, cuando encontraron, en vez de cuerpos recibieron cenizas. No saben si sus hijos son los que les entregaron.

Los cuerpos restantes se quedaron en Tamaulipas. Se desconoce con qué criterio se hizo esa selección que provocó que estos tuvieran menos oportunidades de ser encontrados. La mayoría terminó en la fosa común de Ciudad Victoria, capital del estado.

Hasta el 4 de septiembre de 2013, sólo 54 de los 120 cadáveres trasladados a la Ciudad de México habían sido identificados y entregados a sus familiares; en Tamaulipas, en tanto, sólo 8 de los 73 cuerpos que quedaron en custodia. Ese día la PGR firmó con el Equipo Argentino de Antropología Forense y organizaciones de búsqueda de personas desaparecidas migrantes de Guatemala, El Salvador, Honduras así como mexicanas, un convenio forense que permitía a estos peritos independientes coadyuvar para identificar los cuerpos no identificados que habían sido asesinados en las masacres de los 72 migrantes (del 2010), las fosas de San Fernando (2011) y  Cadereyta, Nuevo León (2012).

A partir de entonces, 41 cuerpos han podido ser identificados y regresados a sus familiares (32 de las fosas de San Fernando).  Desde ese momento quedaron al descubierto las fallas periciales cometidas por las procuradurías tamaulipeca y general de la República.

La PGR no ha atendido a las peticiones de entrevista que desde el año pasado se le ha solicitado para conocer los resultados de la Comisión Forense.

La plaga de los mirreyes: sabor a impunidad, corrupción e influyentismo en México

Se creen de una estirpe superior, iluminada, y por ello piensan que sus acciones no tienen consecuencias. Viven en la impunidad, son los “mirreyes” mexicanos. Detrás de esta obvia ostentación, más que cuestionable en un país donde casi la mitad de la población es pobre, estos “niños ricos” son además un reflejo del clasista sistema instaurado en México. Los chicos conocidos como Los Porkys de Costa de Oro, el Senador del PVEM, Jorge Emilio González y el nieto del ex Procurador de la República, Jesús Murillo Karam, son algunos ejemplos.

FOTO_700X370

Botellas de champán que centuplican el raquítico salario mínimo mexicano, coches de lujo impagables para la inmensa mayoría y fastuosas fiestas de las que alardean en redes sociales son el día a día de un puñado de jóvenes de familias adineradas. Foto: Instagram #richkidsofmexicocity

 

Por Martí Quintana

México, 4 abr (EFE).- Botellas de champán que centuplican el raquítico salario mínimo mexicano, coches de lujo impagables para la inmensa mayoría y fastuosas fiestas de las que alardean en redes sociales son el día a día de un puñado de jóvenes de familias adineradas, los “mirreyes”.

Detrás de esta obvia ostentación, más que cuestionable en un país donde casi la mitad de la población es pobre, estos “niños ricos” son además un reflejo del clasista sistema instaurado en el país.

Se creen de una estirpe superior, iluminada, y por ello piensan que sus acciones no tienen consecuencias. Viven en la impunidad.

“El mirrey se asume como un ser humano aparte del resto de los mortales. (…) El mirrey no sería lo que es si se abstuviera de desigualar en el trato que entrega a sus semejantes”, identifica Ricardo Raphael, autor del libro Mirreynato. La otra desigualdad.

La pasada semana saltaron de nuevo todas las alarmas en México al conocerse el caso de Daphne Fernández, una menor del estado de Veracruz que en enero de 2015 fue obligada por cuatro conocidos suyos a subir a un auto, el Mercedes Benz de uno de ellos, para llevarla al domicilio de uno de los agresores y violarla.

Presionados por el padre de la víctima, dos de los jóvenes, universitarios y antiguos alumnos de un colegio privado católico del puerto de Veracruz, pidieron perdón a la muchacha en video, pero ahora niegan haber cometido el crimen.

El hecho está denunciado ante las autoridades desde hace casi un año, pero hasta el momento no se ha celebrado el juicio. El Gobierno de Veracruz ha negado dilación en el caso.

Los chicos, conocidos como Los Porkys de Costa de Oro, formarían parte de un grupo que actúa desde hace años en varios puntos del estado con graves antecedentes como el asesinato de un muchacho de 15 años en una fiesta en 2001.

Sin ir tan lejos, a los cuatro jóvenes implicados en la violación de Daphne se les relaciona con otros delitos como el atropello y muerte de un joven ciclista y la violación y asesinato de Columba Campillo, de 16 años, en mayo de 2015.

Si bien este crimen se adjudicó a una banda de secuestradores, los hermanos de la supuesta autora intelectual del homicidio hicieron pública una carta este domingo donde la desvinculan del suceso.

Los chicos, conocidos como Los Porkys de Costa de Oro, formarían parte de un grupo que actúa desde hace años en varios puntos del estado con graves antecedentes como el asesinato de un muchacho de 15 años en una fiesta en 2001. Foto: Especial

Los chicos, conocidos como Los Porkys de Costa de Oro, formarían parte de un grupo que actúa desde hace años en varios puntos del estado con graves antecedentes como el asesinato de un muchacho de 15 años en una fiesta en 2001. Foto: Especial

Estos casos no son los únicos registrados a lo largo y ancho del territorio mexicano. En su libro, Raphael recoge otros mediáticos eventos.

El Senador Jorge Emilio González, hijo del fundador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), arrastra a sus 43 años un largo historial de presuntos delitos sin sentencia.

Entre ellos, el intento de soborno y falsedad de declaraciones cuando fue interceptado conduciendo borracho, unas imágenes en las que unos sujetos le ofrecían dos millones de dólares a cambio de un permiso de obra o la muerte de una joven búlgara en una vivienda de Cancún del que el apodado “el Niño Verde” era presuntamente dueño.El Senador Jorge Emilio González, hijo del fundador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), arrastra a sus 43 años un largo historial de presuntos delitos sin sentencia. Foto: Cuartoscuro

El Senador Jorge Emilio González, hijo del fundador del Partido Verde Ecologista de México (PVEM), arrastra a sus 43 años un largo historial de presuntos delitos sin sentencia. Foto: Cuartoscuro

Gerardo Saade, de 21 años en 2013 y nieto del entonces Procurador de la República, Jesús Murillo Karam, entró en la vivienda de su ex pareja y la golpeó.

La joven lo publicó en redes sociales, pero no denunció ante las autoridades y el muchacho, aunque se autoinculpó ante la fiscalía del estado de Morelos, salió librado de todo delito.

Estos sucesos son “solo algunos ejemplos de los cientos que todos los años son registrados sin consecuencia por los medios de comunicación, o de los miles que ni siquiera ese privilegio logran”, afirma Raphael en su libro.

La joven lo publicó en redes sociales, pero no denunció ante las autoridades y el muchacho, aunque se autoinculpó ante la fiscalía del estado de Morelos, salió librado de todo delito. Foto: Twitter

La joven lo publicó en redes sociales, pero no denunció ante las autoridades y el muchacho, aunque se autoinculpó ante la Fiscalía del estado de Morelos, salió librado de todo delito. Foto: Twitter @AlexiaImaz

Para el periodista y académico, el “régimen mirreynal” carece de restricciones “personales, sociales y jurídicas” en una época donde “predomina la arbitrariedad de las consecuencias y la selectividad de los castigos”.

La nación ocupa el lugar 58 de los 59 países con mayores niveles de impunidad, según el Índice Global de Impunidad (IGI) de 2016.

“En México solamente se denuncian 7 de cada 100 delitos cometidos”, por lo que la cifra negra (delitos no denunciados) en el país desde 2013 alcanza un porcentaje no menor al 92.8 por ciento, destacó el informe.

Y en este contexto, los mirreyes y las mirreynas siguen siendo tendencia en las redes sociales.

El instagram #richkidsofmexicocity cuenta con 62 mil seguidores y fotos tan significativas como un jaguar encima de un monopatín, presumiblemente la mascota de uno de estos jóvenes, o fajos de billetes bajo el título de “Para ir de compritas”.

Esta frivolidad no es exclusiva de México. Tampoco la sensación de superioridad que acarrea.

Ethan Couch mató en junio de 2013 y con apenas 16 años a cuatro personas en Texas cuando conducía borracho, pero logró evitar la cárcel tras ser diagnosticado con “affluenza”: su vida en el seno de una familia rica había sido tan fácil que no conocía de límites ni consecuencias.

Terminó entre rejas tras saltarse la libertad condicional al aparecer bebiendo en un video y fugarse junto a su madre al balneario mexicano de Puerto Vallarta, donde fue capturado y extraditado.

 

Hinojosa Cantú, el “donador” de la Casa Blanca esconde 100 mdd en negocios fantasmas

Hinojosa Cantú, el “donador” de la Casa Blanca esconde 100 mdd en negocios fantasmas

CIUDAD DE MÉXICO (proceso.com.mx).- En julio pasado, mientras el escándalo de la Casa Blanca de Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera seguía generando primeras planas en la prensa, en las oficinas del discreto despacho D’Orleans & Bourbon Associates en Miami y en esta capital, se armó en apenas diez días una compleja estructura de sociedades internacionales a favor de Juan Armando Hinojosa Cantú, el empresario favorito del presidente de México.

El despacho panameño Mossack Fonseca, una de las cinco firmas más grandes del mundo especializada en la creación de empresas offshore, participó en el diseño del entramado internacional que consistió en la creación de sociedades británicas, integradas por fundaciones holandesas y fideicomisos neozelandeses.

su objetivo: gestionar a través de esta red offshore más de 100 millones de dólares en activos financieros que Juan Armando Hinojosa Cantú posee en distintas instituciones bancarias del planeta, y que le darían un rendimiento de cinco por ciento anual.

Los despachos tenían claro que esa cantidad sólo representaba una “pequeña parte” del patrimonio del contratista tamaulipeco, quien construyó la llamada Casa Blanca de la esposa del presidente Enrique Peña Nieto, Angélica Rivera, valuada en siete millones de dólares.

Los operadores financieros consideraban que sería una primera etapa en el camino que, en el futuro, les llevaría a administrar la fortuna de Hinojosa Cantú. Con ello, esperaban poner otro pie en el club exclusivo de los ultrarricos de México.

La fortuna del empresario creció del erario y se disparó desde 2005 al amparo de los gobiernos de Enrique Peña Nieto. En la administración mexiquense y posteriormente en la Presidencia de la República, el actual mandatario otorgó alrededor de 60 mil millones de pesos en contratos de obra pública a las empresas de Hinojosa Cantú –Grupo Higa, Grupo Eolo y Constructora Teya, entre otras—, de acuerdo con investigaciones del reportero Arturo Rodríguez García, publicadas en la ediciones 1984,1985 y 1986 del semanario Proceso.

El nombre de Hinojosa Cantú está escondido en las estructuras que elaboraron esos despachos. Apenas aparecen los nombres de dos ancianas: Dora Patricia Cantú Moreno y María Teresa Cubria Cavazos, –85 y 82 años, respectivamente–. Ambas son originarias de Reynosa, Tamaulipas; la primera es madre de Hinojosa Cantú, y la segunda, su suegra.

En el esquema financiero, el empresario y su esposa “donaron” millones de dólares a las ancianas y los recuperaron a través de un sistema de “restructuración patrimonial”. El dinero proviene de los “ahorros” que el empresario guardó en bancos internacionales a través de empresas fantasmas, a su vez establecidas en paraísos bancarios.

Cuando los empleados de Mossack Fonseca se percataron que Hinojosa Cantú estaba involucrado en el escándalo de la Casa Blanca, pidieron un esclarecimiento a D’Orleans, Bourbon & Associates, en Miami. El despacho respondió que muchos de los periódicos que señalaban la cercanía de su cliente con Peña Nieto “son propiedad de algunos rivales de negocio” de Hinojosa Cantú, como Carlos Slim, y precisó que ése era el caso del New York Times.

 

Lo anterior se desprende de los 11.5 millones de documentos internos del despacho panameño Mossack Fonseca que una fuente anónima proporcionó al diario alemán Süddeutsche Zeitung y que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) compartió con Proceso y otros 107 medios en el mundo.

Este reportaje forma parte de Panama Papers, la investigación colaborativa global que surgió a raíz de esta filtración, la mayor en la historia del periodismo.

Publicidad negativa

El primero de julio de 2015, Felipe Miguel Fernandes de Matos –asesor del despacho D’Orleans, Bourbon & Associates en Miami– envió un correo “urgente” a Olga Santini, directora de la oficina de Mossack Fonseca en Florida.

“Hemos estado trabajando con el asesor de un cliente de muy alto perfil desde hace tiempo y vemos que se nos va a designar para asistirle en la reestructuración de sus vehículos patrimoniales fuera de su país de residencia”, señaló el asesor en su correo. En piezas adjuntas, envío copias de los pasaportes de Hinojosa Cantú, su esposa María Teresa García Cubría, su madre y sus dos hijas, con la instrucción de mantener los documentos “en la mayor confidencialidad”.

Primer contacto de Fernandes con Mossack Fonseca.

La propuesta de Fernandes a Mossack Fonseca consistía en transferir los activos financieros de seis compañías de Hinojosa Cantú; cuatro en las Islas Vírgenes Británicas y dos en la isla caribeña de Nevis, abiertas por otra firma vendedora de offshore, Trident Trust.

Los destinatarios serían tres fideicomisos establecidos en Nueva Zelanda a nombre de la madre y la suegra del empresario. Luego, estos fideicomisos serían beneficiarios de fundaciones establecidas en Holanda.

Fernandes precisó que las compañías mencionadas poseían portfolios en los bancos JP Morgan, UBS, la Deutsche Bank y Mark&Spencer, por un valor estimado a aproximadamente 100 millones de dólares. Una vez realizada la transferencia de los activos Mossack Fonseca disolvería estas compañías.

 

“Esta es solamente una pequeña parte del portfolio del cliente, y vemos un alto potencial de crecimiento ya que es uno de los hombres de negocios más prominentes de México. Desafortunadamente, debido a su éxito y su alto perfil, cierto número de personas le tiene aversión y por desgracia hay muchísima publicidad negativa alrededor del cliente”, insistió Fernandes.

El 20 de marzo de 2015, Hinojosa Cantú realizó un contrato de donación a favor de su madre. En este documento le transfirió las cuentas de cheques de cinco compañías, Noble Advisors Limited, Notable Worldwide Corp., Afrika Ventures Limited, Cabbits Marketing Limited y Starbright Investments Inc. El mismo día, María Teresa García Cubría firmó un contrato similar en el que se comprometió a “donar” las cuentas de otra compañía, Provance Limited, a su madre María Teresa Cubría Cavazos.Los contratos de donación a favor de la madre y la suegra de Hinojosa Cantú.

Apenas tres días antes de la firma de los contratos de donación, la madre del empresario tamaulipeco cumplió 84 años. Y unos meses atrás, investigaciones periodísticas revelaron que a través de distintas razones sociales, Grupo Higa había construido y financiado la casa de la pareja presidencial en Las Lomas, así como la residencia de Luis Videgaray en un fraccionamiento-club de golf en Malinalco, Estado de México.

El pasado 30 de septiembre, la oficina de Mossack Fonseca en Nueva Zelanda se percató que “los resultados de cumplimiento arrojan información adversa del Sr. Hinojosa relacionados con posibles vínculos y beneficios que recibe del actual presidente de México, Enrique Peña Nieto”. Pidió explicaciones al respecto a Fernandes.

Éste reconoció que “existe efectivamente información adversa con relación al beneficiario en periódicos”, pero precisó de inmediato: “Mucho (sic) de esos periódicos son propiedad de algunos rivales de negocio como es el caso del NY Times de (Carlos) Slim”.

 

Y añadió: “Todas las acusaciones con respecto a cualquier conflicto de interés fueran (sic) investigadas y en el mes pasado (Hinojosa Cantú) fue exonerado por el secretario de la Función Pública de todas esas acusaciones”.“Mucho (sic) de esos periódicos son propiedad de algunos rivales de negocio como es el caso del NY Times de (Carlos) Slim”.

Extrema discreción

Contrario a la mayoría de los despachos de asesoría fiscal, D’Orleans, Bourbon & Associates Group mantiene un perfil de absoluta discreción. No tiene presencia en Internet, y sus documentos internos no indican ninguna dirección fiscal, aunque en su documentación interna, asegura que opera en la Ciudad de México, Ámsterdam, Lisboa, Londres, Miami y Panamá.

D’Orleans, Bourbon & Associates Corporation fue constituida en Panamá el 25 de octubre de 2013 con un capital de 10 mil dólares. Su acta constitutiva, cuya copia obtuvo Proceso, establece sus fines y objetivos, los cuales abarcan cualquier negocio imaginable.

Según el documento, la empresa se dedica a llevar a cabo el negocio del financiamiento e inversiones “en todas sus ramas”, a gestionar la distribución de “cualquier producto o mercancía” –como materias primas, bienes y productos “de cualquier naturaleza”–, así como a “cualquier clase de tráfico internacional de lícito comercio”, “celebrar contratos de toda clase, para cualquier fin lícito”, “continuar su existencia en otro país” y “llevar a cabo en general cualesquiera otros negocios lícitos”.

En México, Rodrigo de Santiago Padilla, de 30 años de edad, representa a D’Orleans, Bourbon & Associates y a sus clientes; entre ellos a los familiares de Hinojosa Cantú.

Sin embargo, el despacho no se encuentra registrado como tal en el país. Opera a través de otra empresa mexicana, Finalmex, SA de CV, SOFOM, ENR –cuyo nombre comercial es Facifin–, instalado en el séptimo piso de una torre corporativa ubicada en el número 12 de la Avenida Patriotismo, en la Colonia Hipódromo Condesa.La sede D’Orleans, Bourbon & Associates en la CDMX. Foto: Google Maps y Jorge Carrasco

El pasado miércoles 9 de marzo, Proceso y la organización periodística estadounidense Mc Clatchy visitó el despacho en búsqueda del asesor. Su secretaria, nerviosa ante las preguntas de los periodistas, aseveró que éste no se encontraba. En la puerta de vidrio del despacho lucen los escudos de D’Orleans, Bourbon & Associates –un grifón sentado– y de Facifin. La oficina es pequeña: consiste en dos salas de juntas con amplias ventanas que ofrecen un panorama sobre la ciudad. Los relojes colgados a las paredes de la sala de espera indican la hora en Londres, Singapur y Nueva York.

Finalmex se encuentra registrada en el Registro Público de la Propiedad y de Comercio del Distrito Federal con el número de folio mercantil 465589. De acuerdo con el documento, cuya copia obtuvo Proceso, la empresa fue constituida el 5 de diciembre de 2011 por el fiscalista Sinuhé Reyes Sánchez, quien aparece también como administrador único.

El 25 de marzo de 2015, la empresa llevó a cabo una asamblea general extraordinaria en la que realizó cambios en su estructura: a partir de esa fecha, Rodrigo de Santiago Padilla y Filipe Miguel Fernandes de Matos fueron nombrados como respectivos secretario y consejero de la empresa. En los documentos internos de Mossack Fonseca, ambos se presentan como asesores de D’Orleans, Bourbon & Associates.La incorporación de Fernandes y De Santiago a Finalmex. Foto: Procesofoto

Sinuhé Reyes Sánchez es profesor de derecho fiscal y administrativo en la UNAM, la Universidad Panamericana y la Barra Nacional de Abogados –de la que es también abogado general–. Además, es director de la firma “Reyes y Asociados Fiscalistas, S.C.”, donde ofrece servicios de asesoría fiscal y administrativa.

 

En dos cartas de recomendación, fechadas el 25 de marzo de 2015 y apostilladas por Reyes & Abogados Fiscalistas S.C., Reyes Sánchez aseveró que Dora Patricia Moreno Cantú y María Teresa Cubria Cavazos han sido clientes de su despacho desde 2013 y que ambas “han manejado siempre sus negocios de manera satisfactoria”. Asimismo, Reyes Sánchez certificó la autenticidad de los documentos de la familia de Hinojosa Cantú que fueron utilizados para armar las estructuras.

Fernandes envió otras dos cartas de recomendación de la madre y la suegra de Hinojosa Cantú, fechadas el 15 de marzo de 2015 por XRV Management, un despacho de asesores de inversiones asentado en las Islas Caimán.

Según los documentos internos, Fernandes opera desde Miami. En un correo electrónico, fechado el pasado 10 de julio, afirmó que el despacho trabaja con Hinojosa Cantú desde hace más de cuatro años, y en el verano pasado tuvo la oportunidad de “tomar parte importante de su planeamiento patrimonial”. En un primer tiempo, Fernandes trató de armar las estructuras con Overseas Management Limited (OMC), un despacho rival de Mossack Fonseca, pero por alguna razón el proceso se alargó y Fernandes “se molestó”.

Por ello buscó al despacho panameño de último momento, con toda la documentación lista e insistió en la emergencia de concluir la operación, pues no podía perder a un cliente tan importante como Hinojosa Cantú.

“Estamos bajo mucha presión para tener todo listo a la brevedad ya que es una oportunidad única para agregar este cliente a nuestro porfolio, el cual es muy importante no solo desde el punto de vista de negocio (…) pero también del punto de vista estratégico, que este señor conoce a muchos UHNWI en México”, planteó Fernandes en un correo.

En la jerga financiera, se bautiza UHNWI –el acrónimo inglés de Individuo de Fortuna Neta Ultra Elevada– a una persona cuyos activos líquidos rebasan los 30 millones de dólares, sin incluir los bienes personales, la residencia principal ni las piezas de colección.

Junto con el correo que envió ese día, Fernandes proporcionó dos cartas de recomendación a favor de Hinojosa Cantú, emitidas por los bancos J.P. Morgan y Morgan Stanley; un documento “conoce-tu-cliente” elaborado por su despacho –en el cual enumeró las empresas del tamaulipeco y los contratos más relevantes que obtuvieron en el Estado de México y a nivel federal–; comprobantes de domicilio del empresario –en unpenthouse exclusivo que domina el club de golf de Santa Fe–, de su esposa y de su madre; así como presentaciones básicas de las estructuras propuestas.La carta de recomendación emitida por el banco J.P. Morgan.

Según ese documento, además de las seis compañías conocidas del Grupo Higa en México –Eolo, Constructora Teya, Mezcla Asfáltica de Calidad, Impresión Publicitaria, Bienes Raíces H&IG e IGSA– es dueño de Consorcio IGSA Medical del Perú, que tiene la exclusividad para tratar a pacientes renales en 8 provincias de ese país por 30 años. Respecto a los principales contratos, refiere las obras del Estado de México.

En la copia del pasaporte de Hinojosa Cantú sólo aparece la primera hoja, porque “el cliente no quiere detallar todos los países que visitó y las fechas por temas de confidencialidad”, subrayó Fernandes posteriormente.

Proceso envió cuestionarios a Reyes Sánchez y Fernandes y dejó varios recados a Santiago de Padilla. Hasta el pasado viernes, ninguno de los tres había respondido. También buscó al departamento de Comunicación del Grupo Higa, sin obtener respuesta.

Junto con el grupo de prensa estadunidense McClatchy –el cual edita entre otros el Miami Herald–, Proceso preguntó a la Presidencia de la República cuál era el estado actual de la relación personal y profesional entre Peña Nieto e Hinojosa Cantú.

Paulo Carreño King, responsable de la Marca País y Medios Internacionales de Los Pinos, respondió que “como lo ha dicho el mismo Presidente de la República en varias ocasiones,  ‘El presidente de México no tiene amigos; el único compromiso personal que tiene es con México y los mexicanos y está dedicado a la tarea de servir a México de tiempo completo’”.

El titular de la oficina, que Peña Nieto creó por decreto el 30 de abril de 2015 para mejorar la imagen de su gobierno mexicano al internacional, aseveró que “en la Presidencia no tenemos la base de datos de la relación contractual de los prestadores de servicios y contratistas del Estado de México y/o la Secretaría de Comunicaciones y Transportes”.

 

Tras aseverar que el asunto de Hinojosa Cantú era “ya un poco añejo”, Carreño King remitió a la investigación que realizó la Secretaría de la Función Pública (SFP) sobre el caso.

Maquinaria global

Al recibir el primer correo electrónico, el 1 de julio, la maquinaria global de Mossack Fonseca arrancó; y durante los siguientes quince días el caso de Hinojosa Cantú no dejó de dar vueltas al mundo, atravesando los husos horarios de Miami, Panamá, Nueva Zelanda y Londres para cumplir con los tiempos del cliente en México.

El 10 de julio, Mossack Fonseca le dio luz verde a Fernandes para iniciar la operación y, apenas diez días después, los despachos habían armado las tres estructuras: Huanca Invesments LLP, Khuno Investments LLP y Huiracocha Invesments LLP, tres sociedades de responsabilidad limitada (LLP, por sus siglas en inglés) que el despacho panameño incorporó los 16 y 20 de julio pasados en Cardiff, Gales.

El domicilio de las tres sociedades está registrado en una oficina de Mossack Fonseca en la pequeña ciudad de Hitchin, ubicada a unos 60 kilómetros de Londres en la campiña inglesa.

Sus “socios” respectivos son tres fundaciones holandesas –Stichting Huanca Management, Stichting Khuno Management y Stichting Huiracocha Management–, las cuales poseen el 0.001% de las sociedades británicas; y tres fideicomisos neozelandeses –Huanca Trust, Khuno Trust y Huiracocha Trust–, que tienen el 99.999% restantes.Una de las estructuras patrimoniales de Hinojosa Cantú.

Mossack Fonseca incorporó los tres fideicomisos neozelandeses a través de Orion Trust (New Zealand) Limited, su fiduciario en Nueva Zelanda. Dora Patricia Cantú Moreno es fideicomitente de Huanca Trust y Khuno Trust; y María Teresa Cubría Cavazos lo es de Huiracocha Trust.

El despacho de consultores Bentleys, en Auckland, opera Orion Trust (New Zealand) Limited. Sus tres directores actuales son Giselle Yajaira Ocampo Fonseca, Rey Franklin Taylor King –ambos de nacionalidad panameña y empleados de Mossack Fonseca– y Roger John Thomson, co-fundador de Bentleys.

Según las actas notariales holandesas, las tres fundaciones fueron constituidas el 17 de abril de 2015 por la empresa SPDF Management BV, cuyas oficinas se encuentran en Schiphol-Rijk, un parque industrial ubicado en la periferia de Ámsterdam.

Así, fueron los representantes de las fundaciones holandesas y los empleados de Mossack Fonseca en el fideicomiso neozelandés quienes firmaron los documentos de incorporación de las sociedades LLP. Gracias a ello, el nombre de Hinojosa Cantú no aparece en los registros públicos de las sociedades, aunque éstas controlan millones de dólares de su fortuna personal.Las sedes de las fundaciones holandesas, los trust neozelandeses y las empresas británicas. Fotos: Google Maps

Regalo a sí mismo

En un primer momento, el 10 de julio, Fernandes pidió a Mossack Fonseca que incorporara solamente los fideicomisos Huanca Trust y Khuno Trust. Ambos tienen como fideicomitente a Dora Patricia Moreno Cantú, pero Hinojosa Cantú aparece como su “beneficiario final”. María Teresa García Cubria –su esposa– es la segunda beneficiaria y las dos hijas de la pareja (María Fernanda y María Teresa Hinojosa García) son las terceras beneficiarias.

Para cumplir con las normas internacionales de lucha contra el lavado de dinero y otras acciones ilícitas, los despachos y otros actores del sistema offshore deben cumplir con la “debida diligencia”, la cual consiste en conocer la identidad y la actividad de sus clientes, el origen de los fondos y las acciones que realizarán las estructuras que incorporan.Los pasaportes de la esposa y la madre de Hinojosa Cantú. Fotos: Especial

En el cuestionario de “debida diligencia” de los fideicomisos, el fiduciario neozelandés indicó como origen de los fondos: “Regalo del hijo Juan Armando Hinojosa Cantú”. En otras palabras, el empresario “regaló” millones de dólares de activos financieros a su mamá y los recuperó posteriormente a través del fideicomiso. El pasado 30 de septiembre, Fernandes afirmó que estos fondos “son ahorros provenientes de varios negocios que tienen y son compañías patrimoniales”.

De acuerdo con el cuestionario, los fideicomisos tienen tres objetivos: “protección de bienes”, “planeación de sucesión familiar”, así como “confidencialidad y privacidad”.

 

En el documento, se planteó que “cada fideicomiso tendrá propiedad de 99.99% de una LLP en Gran Bretaña. Después de su incorporación, la LLP recibirá fondos adicionales para liquidar, actualmente retenidos en compañías en las Islas Vírgenes Británicas y Nevis que han sido donadas a la fideicomitente”.

Asimismo, el documento anticipó que “el administrador de bienes invertirá en un portfolio de distintos instrumentos financieros con un retorno esperado de aproximadamente 5%”. Partiendo de los 100 millones de dólares que evocó Fernandes en su primer correo, los fideicomisos generarían una ganancia total de cinco millones de dólares cada año.Extracto del cuestionario de debida diligencia.

El pasado 15 de julio, las primeras dos estructuras todavía no estaban terminadas cuando Fernandes envió otro correo a los agentes de Mossack Fonseca. Ahí señaló su intención de “continuar con el proceso de restructuración de las entidades patrimoniales de este cliente”, a través de la incorporación de una tercera estructura, llamada Huiracocha.

Los despachos utilizaron el mismo esquema, pero en lugar de Moreno Cantú, colocaron a María Teresa Cubria Cavazos como fideicomitente de Huiracocha Trust, y cambiaron la orden de los beneficiarios: María Teresa García Cubría quedó como beneficiaria principal e Hinojosa Cantú en segundo lugar. Asimismo, en el apartado sobre el origen del dinero, quedó: “regalo de la hija María Teresa García Cubría”.

El 30 de septiembre, Fernandes informó a Mossack Fonseca que los tres fideicomisos invertirían “más o menos 50 millones de dólares” y, el 2 de diciembre siguiente, planteó que tenía dos nuevos fideicomisos “pendientes” por armar después de los primeros pagos.

Según las facturas proporcionadas, el despacho panameño cobró 9 mil 720 dólares a D’Orleans, Bourbon & Associates para la incorporación de los fideicomisos.

Las cláusulas de Mossack Fonseca definen como “Persona Políticamente Expuesta” (PEP, por sus siglas en inglés) a los jefes de Estado, ministros, políticos de alto rango, jueces, embajadores, gobernadores de bancos centrales, altos mandos del ejército o personas relacionadas con empresas paraestatales, así como sus familiares. Un PEP requiere una investigación más profunda sobre el origen de su dinero y un monitoreo de las actividades de sus instrumentos financieros.

Pero también consideran como PEP a cualquier persona que, “de acuerdo con la información pública o de fácil acceso”, tiene “cualquier relación cercana” con las personas mencionadas anteriormente.

Menos de un año previo al establecimiento de los fideicomisos estallaron los escándalos de la Casa Blanca y de la residencia de Malinalco, los cuales generaron numerosos reportajes yartículos periodísticos en la prensa nacional e internacional sobre los vínculos de amistad entre Hinojosa Cantú y Enrique Peña Nieto. Aun así, en los documentos se afirma que ninguno de los beneficiarios entra en la categoría de PEP, por lo que siguió con el plan de ayudar a Hinojosa Cantú a movilizar millones de dólares.La definición de "PEP" según Mossack Fonseca.

La definición de “PEP” según Mossack Fonseca.

“El alcalde me dijo que le diera un susto a la reportera porque le echaba mucha tierra”

La agresión a la reportera Karla Silva. Foto: Tomada de Facebook

La agresión a la reportera Karla Silva. Foto: Tomada de Facebook

 

IRAPUATO, Gto., (apro).- “El alcalde me estuvo presionando por más de dos meses para que le diera un susto a la reportera Karla Silva porque le estaba echando tierra a sus notas…yo me hice el loco, yo no quería hacer eso”, fue la declaración efectuada por el exdirector de Seguridad Pública de Silao, Nicasio Aguirre Guerrero, “El Nikki”, ante el juez de control de oralidad penal.

No obstante, el juez José Luis Argüello Uribe determinó vincularlo a proceso para someterlo a juicio, lo que podría ser en conjunto con el propio ex alcalde priista Enrique Benjamín Solís Arzola.

Argüello dijo haber escuchado de la Fiscalía suficientes datos de prueba para vincularlo como instigador –misma acusación contra el exalcalde- de la agresión a la reportera del periódico El Heraldo.

“Hay una doble instigación porque la encomienda viene primero de una alta autoridad; quien incitó a otro (Nicasio) para realizar a su vez la encomienda dirigida a acallar la actividad de una periodista”, concluyó el juez, al ordenar que el ex director de Seguridad silaoense permanezca recluido en el Cereso durante el tiempo que dure el proceso.

En la larga audiencia efectuada en las salas de oralidad penal –de las 8 de la mañana a las 9 de la noche- la fiscal Yolanda Domínguez retomó toda la relación de hechos antes, durante y después de la agresión a la reportera Karla Silva Guerrero y a su compañera Adriana Elizabeth Palacios, el 4 de septiembre del 2014.

Datos de prueba consistentes en testimonios, videos, dictámenes periciales y otros, señalaron a Nicasio Aguirre como instigador del ataque a la reportera, por órdenes del entonces presidente municipal.

Para ello, de acuerdo con los datos, Aguirre contrató a Luis Gerardo Hernández Valdenegro, José Samuel Ornelas y Osvaldo Valero Garnica. Les ofreció pagarles 5 mil pesos a cada uno e instruyó a su coordinador operativo, Jorge Alejandro Fonseca Durán, para que éste los trasladara, primero a identificar a la periodista a la que “iban a dar un susto” y posteriormente, a consumar la agresión el 4 de septiembre de 2014.

De acuerdo con lo expuesto por la fiscal, fue Nicasio Aguirre quien ordenó dar “guantadas y patadas” a Karla, amenazarla claramente con “bajarle a sus notas” y les dio libertad de robarse lo que quisieran de la oficina de El Heraldo, una vez que cumplieran.

A ello se prestó el coordinador operativo de la Policía, Jorge Alejandro Fonseca, –según declaración de uno de los tres hombres contratados- porque éste quería quedar bien con el alcalde “pues se quería quedar con el puesto de Nicasio”.

Inesperadamente, una vez que la fiscal concluyó con su exposición al imputar los cargos de instigador en los delitos de lesiones y robo calificados y amenazas, fue el propio exjefe policíaco Nicasio Aguirre quien pidió al juez José Luis Argüello tomar la palabra para hacer una declaración:

“Todo lo que pasó fue por órdenes del alcalde, que me estuvo presionando por más de dos meses para darle un susto a la periodista. Yo me hice el loco un tiempo, pero él seguía insistiendo. ¿Qué pasó? Le dije que yo no conocía a nadie que hiciera esas cosas, no quería porque no quería problemas. Tres semanas antes de los hechos me volvió a hablar, me dijo ¿qué pasó? Le dije: es que yo no conozco a nadie, licenciado. Me dijo: dile a Jorge (Fonseca Durán, quien era su subalterno como coordinador operativo de la Policía), él conoce a mucha gente mañosa. Ah, está bien, yo le digo…”.

Según Aguirre, el exalcalde Solís le insistió nuevamente y él le reiteró que no conocía a alguien para “ese trabajo”, y posteriormente “supe por El Pelón (Fonseca Durán) que él se hizo cargo…”.

En ese momento en el estrado, Nicasio Aguirre –exagente de la Policía Ministerial por 9 años- aceptó que la fiscal Yolanda Domínguez lo interrogara, y así se desahogó el intercambio ante el juez de oralidad y las propias víctimas Karla Silva y Adriana Elizabeth Palacios:

–¿A qué alcalde se refiere cuando dice que lo estuvo presionando por más de 2 meses?
Al ex presidente Enrique Benjamín Solís Arzola.

–¿Dónde y de qué forma lo estuvo presionando?
Cuando le pasaba las novedades de los días o cuando tenía contacto con él por algún evento o algo.

–¿En qué era en lo que insistía el alcalde?
Que le diera un susto a la reportera.

–Cuando hablaba de que le diera un susto a la reportera, ¿qué debemos entender?
No sé, un susto. Yo no le ponía mucha atención porque yo no quería hacer eso.

–Cuando dice que no quería problemas, ¿a qué se refiere?
Me refería a que me costó mucho trabajo llegar allí. Yo quería seguir preparándome, no quería problemas legales con nada

–¿Por qué quería el alcalde que le diera un susto a la reportera?
Me comentó que porque le estaba echando mucha tierra, muchas notas en contra de él.

–¿Cómo le dijo o cómo supo usted que le echaba mucha tierra en sus notas?
En una ocasión que fui a su oficina me enseñó unos papeles, al parecer una nota, me dijo: ‘mira’. Yo nada más la vi, no leí nada.

–¿El Pelón y usted hablaron con el presidente?
Nunca hablamos con el presidente. El Pelón y yo nunca hablamos con el presidente, él escuchó por radio.

–¿El presidente le entregó notas periodísticas de Karla?
No.

–Cuando refiere que es una periodista a la que hay que golpear, ¿a quién se refiere?
A la señorita Karla

–¿De qué periódico?
El heraldo.

–Dice usted que por las cargas de trabajo que tenía a diario se olvidó de la plática…
No hice mucho caso de lo que él me mencionaba y por la cargas de trabajo no le di mucha importancia

–¿Conoce a Luis Gerardo (Hernández Valdenegro)?
De vista nada más.

–Le presentó a Luis Gerardo al Pelón?
No.

–Dice que supo cuando ya habían pasado las cosas. ¿Cómo se enteró?
Yo estaba comiendo cuando me dijeron lo que había pasado.

–¿Cuándo?
El día que pasó. No recuerdo.

–Qué hizo usted?
Deje de comer y me salí. Le hablé a mi escolta. Yo nunca salía solo

–¿Qué hizo después?
Salí a la calle.

–¿Se encontró con El pelón?
No, escuché todo por radio.

–¿Qué pasó cuando se reunió con El Pelón?
Me dijo: ‘ya pasó todo’. Pero yo ya había escuchado todo por radio.

–¿Usted Le prometió a Luis Gerardo el pago?
En ningún momento.

–¿Usted Le entregó a Luis Gerardo el dinero?
No.

–Solamente para que nos quede muy claro, ¿de qué manera es que el señor Jorge Alejandro y usted platicaron sobre este evento que le pasó a la reportera?
Ah, pues yo ya le había comentado como unas tres semanas antes, le dije: ‘mira, el presidente me está ordenando esto desde hace más de meses, pero yo me he hecho el loco’. Le dije, ‘mira, ¿cómo ves?’. Y después le digo de esa reunión que estábamos en la oficina viendo lo de un operativo y yo le puse el altavoz. Yo le había dicho: dice él que tú conoces gente mañosa, yo no conozco a nadie.
Y luego, ya con las cargas de trabajo, ya ni atención le puse.

–¿Es cierto que (el alcalde) también le pidió que le diera un susto a Claudia Vélez?
Sí.

–¿Cuándo le pidió eso?
Unos meses atrás.

–¿Usted lo hizo?
No.

–¿Por qué dice usted que fue Jorge Alejandro el que se hizo cargo de todo?
Porque él se puso de acuerdo.

–¿Cómo supo?
Porque él me dijo.

–¿Cuándo le dijo?
En los días que me dijo.

–¿Cuándo?
Después de que le dije: ‘no, pues tú ve’. Él después me dijo: ‘no, mira, ya hablé con él’.

TODAS LAS NOTICIAS…